domingo, 8 de mayo de 2011

AÑORANZA

AÑORANZA, NOSTALGIA, MORRIÑA...

17 comentarios:

Anónimo dijo...

"El Descubrimiento .... de la añoranza"

Al filo de la noche Sebastián miraba el fuego. Estaba preocupado, algo por dentro no iba bien. Notaba como un nudo en las tripas y el pecho aprisionado en una coraza.
Recordaba el pan, los potajes, la mujer gritando y quejándose, los chiquillos riendose y dando la lata; tambien la taberna, el mosto y la charla con los amigos.
"Esta tierra es una ramera, pensó, con brillos y colores pero mala".
El se siente cada dia mas enfermo cuando piensa en la suya, Palos, y no sabe si algun dia volverá.

Anónimo dijo...

El color de la "Añoranza" Dicen que es la voz lo primero que olvidas cuando nos falta algien muy querido.En mis recuerdos más nostálgicos aparece la voz de mi madre cantándome mientras me cepilla el pelo.Su canción resuena en mis oídos como si no hubiera pasado el tiempo, decía algo así: De colores se visten los campos en la primavera, de colores son las aves que vienen de fuera, de muchos colores son las flores que me gustan a mi.

Anónimo dijo...

AÑORANZA Y COMPAÑIA

Añoranza, su vecina Nostalgia y su amiga Melancolía, salían cada día de marcha. La primera copa en el barrio de emigrantes. De camino, algún que otro indigente, les daba su “puntito”. Ya a tono, se dirigían a la residencia de ancianos, allí permanecían hasta altas horas de la madrugada en malas compañías, eran asiduas, entre otras, Tristeza, Angustia, Soledad y Desolación. De vuelta no rechazaban “la penúltima”, no faltaba un romántico poeta, un desilusionado enamorado o cualquier otra identidad predispuesta.

Anónimo dijo...

A Ñ O R A N Z A

Juana era bellísima y excelente partido, pero la vida con ella era insoportable. Era tremendamente celosa.!! Reñían. Luego las reconciliaciones eran fantásticas, sexo sin parar, hasta que Felipe no podía más y se iba. Lejos, a otra ciudad. Pero como era obligado volvía.Juana prometía no acapararlo tanto. Poco tardó en recriminarle desear a otras. Riñen otra vez.
-¡ No voy a soportar estos desprecios !
-¡ Estás loca !
Acalorado, la amenaza con irse definitivamente.
Ella=le sirve agua demasiado FRIA. Y se queda sola añorando su imposible amor.

Anónimo dijo...

SER ELEFANTA, POR QUÉ NO

Ana piensa que a gustito se siente cuando pisa, descalza, la arena de una playa. Y cuando escucha al caminar por un bosque el crujir de las hojas…entonces “no recuerda el ancho de su cintura ni el tamaño de sus deberes…e igual que señora podría ser pato, planta o nube….” y añora ser una neandertal, que recoge frutos y bayas, con preocupaciones que caben en un saquito de piel …o añora, por qué no, ser una enorme elefanta que camina sin más cruzando la sabana.

Anónimo dijo...

Una comida en el parque

Matilde comía en el parque. Recordó otro tiempo, otro parque, otra comida rodeada de amigos y risas. Volvió a sentir el tiempo eterno. Un joven le pregunto la hora y volvió a la realidad. Las tres. Aquella pareja no pudo evitar sonreir, disponían de una eternidad para disfrutar del resto de la tarde; Matilde apenas de 15 minutos para volver…Se fue con un regustillo de renovación en el ánimo gracias al sorbete de añoranza que se había tomado de postre.

Anónimo dijo...

A Ñ O R A N Z A II

Juana mira la botella. Vale, otro trago. Más atontada dejará de pensar en Felipe.
En cómo entró en su vida el grandísimo..... , y luego desapareció sin decir adiós.
Le amó con total intensidad. Un antes y un después. De vida normal, con sus más y sus menos, a ahora alcoholizada, precipitándose en una niebla oscura. Decían que estaba loca y era verdad, lo estaba.
-¡ Olvídalo mujer !
Pero era imposible, el alcohol no ayudaba.... dudaba de si merecía la pena seguir viviendo. Pero vivió largos años.

Anónimo dijo...

"Añoranza" de la Razón del poeta ciego. Decía hace mil años Abul Ala Al-Maari que hay dos tipos de personas en la tierra: Los que poseen inteligencia y no tienen religión,y los que profesan religión y carecen de razón. De esto último estamos muy servidos. También están los ciegos que, como el poeta, a pesar de ello ven, y los que tienen ojos para ver no quieren ni mirar.

Anónimo dijo...

Microrrecuerdos: LA LECTURA
Mi abuelo se ha empeñado en que aprenda a leer y lo ha conseguido. Yo no entiendo para qué pero él dice que es importante. Es mi abuelo y seguro que lleva razón . Un día estoy hojeando un tebeo. En la última página una vaca y un mono protagonizan una historia. Me acuerdo de la clase de lectura de la mañana. Leo el título, después los dos bocadillos de la primera viñeta. Al rato he terminado la página y me doy cuenta de que he entendido todo lo que cuentan. ¡¡Aaaaaah!! Para esto sirve la lectura: para leer tebeos. Que sabio es mi abuelo. Tengo cinco años.

Anónimo dijo...

LA MAGIA DE LA AÑORANZA

Poseía una baraja de fotografías con movimiento, descoloridas por el pasado y moldeadas por el capricho del recuerdo. Las guardaba, como se guarda algo valioso en un estuche de joyería, en un lugar muy especial de su corazón. Sin previo aviso, por un sonido, un color, la mayoría de las veces un olor, las imágenes cobraban vida: caricia en la memoria y un pellizco en el alma. Se preguntaba qué momentos presentes, atesoraría en un futuro, dentro del mágico estuche.

Anónimo dijo...

Metes la última bolsa en el coche. El camión de mudanzas se marchó hace una hora y es el momento de emprender viaje.
Las dudas de último momento te hacen entrar una vez más a la casa. Un último vistazo por todas las habitaciones… ¡Que curioso! Ya no es mi casa. Ahora es un recinto sin alma, sin vida, sucio…
¡Dios de donde salió tanta mierda!
Un tirón a la puerta, cierras con llave y a la carretera.
SIN AÑORANZAS.

Anónimo dijo...

Se acabó la mudanza. Ahora a conocer el barrio, nueva panadería, nuevo kiosco, nuevas caras… Mil veces me parece ver caras conocidas. Empiezo a sentir angustia, no conozco a nadie. Nadie me levanta las cejas o me sonríe al cruzarnos.
Me estoy mareando, si ahora me callera al suelo la gente seguiría andando sin detenerse.
¡NADIE ME CONOCE!
Me falta el aire, me voy a sentar…
- ¿Niña de encuentras bien?
Una cara amable, una sonrisa…
UFFF …ESTOY EN CASA.

Anónimo dijo...

Años 60
Aquellos maravillososaños....
Década que me tocó vivir y en la que participé del cambio más sensacional que hizo avanzar a la humanidad a límites hasta entonces
insospechados.
Tiempos de ansias de libertad y de
igualdad que anunciarían los albores de una nueva era. Del no
al racismo y a la intolerancia.
De nuevos conceptos en la música,
en la moda y que marcaron una
época.
De voces que se alzaron y de otras
que acallaron.
Añorados tiempos de "Paz y Amor"

Anónimo dijo...

Nostalgia.
¿A dónde fué mi mundo,
de patios interiores,
de lluvias otoñales,
de dulce ensoñación?.
¿Se quedó, para siempre,
tras el mágico espejo,
que guardaba ese espacio,
impoluto, silente,
que mi alma creó?.
Volver quiero a cruzarlo,
para adentrarme en él,
como aquella niña
de sueños de encaje,
como aquella Alicia,
del mundo al revés.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

EXTRAÑO

Hace años que vivimos juntos y sin embargo, te extraño.
Extraño aquella mirada viva, aquella sonrisa tuya de antaño.
Extraño tu confianza, tu apoyo a mis ilusiones que envueltas con un lazo pasaban a ser nuestras de manera natural, sin estridencias.
Como las flores adornan los campos, como la música alimenta el espíritu, como los besos que te dí en mi portal arropados por la penumbra.
Extraño que no entiendas que te extraño. Todo eso, mi amor, extraño.

Anónimo dijo...

MADRID, añoranza…

De paseos interminables por calles enredadas,
y de lluvia detrás de las farolas,
de caminar sin más y sin destino, anónima, sin rumbo,
de besos y caricias en parques no escondidos
de atardeceres de ciudad que no acaba
del ruido al fondo y del mar que no estaba,
del calor de una charla aún pegada a mi piel
y mesas de formica en el fondo de un bar
del otoño amarillo, rojo, breve
de un tiempo eterno…
en que alcanzábamos sueños aún no soñados, y sembrábamos aquellos por cumplir

Páginas vistas en total