viernes, 27 de mayo de 2011

Dicha

Felicidad o suerte feliz.
Como curiosidad, también significa: "Ladrido de perro en persecución de una res"

11 comentarios:

Anónimo dijo...

"La dicha"

Hoy discutiremos sobre un tema de capital importancia en el desarrollo emocional del ser humano: “la dicha”. Mis ojos se cerraban a medida que el profesor de filosofía avanzaba en su discurso…..Una pregunta desde la fila de atrás me sobresaltó:
- ¿Ha dicho la bicha?
- ¡Pero qué dices “picha” ha dicho la pizza! ¡Que son las dos de la tarde!
Dicha afirmación generó una carcajada generalizada. El profesor pensó “dichosos alborotadores”. Pero un instante después reconoció a “la dicha” jugueteando dicharachera con la dichosa juventud y también a él se le escapó una sonrisa.

Anónimo dijo...

¡Dichosa dicha!
Agotada, exausta,sin aliento,por
fin,había conseguido despistar a
aquellos jóvenes que la habían estado persiguiendo todo el tiempo.
Había dejado atrás a tantos...
A aquella mujer ansiosa por ser
madre; a la joven que por fín había
conocido al hombre maravilloso; al
chico que creía haber conseguido el trabajo de su vida. Pero ella,
había ido dejando obstáculos hasta acabar esquivando a sus perseguidores.
Aunque, pensándolo bien,no iba a tener más remedio que dejarse alcanzar por alguno...Quizás por
aquel joven poeta...
¡"Dichosa" dicha.

Anónimo dijo...

La epopeya de Gilgamesh, (año 2600 a.C)

Gilgamesh era un rey con gran fuerza y poder que luchaba para conseguir fama y gloria. La muerte de su gran amigo Enkidu, por quien lloró largos días, le convenció del escaso valor de éstas. Decidió entonces pasar todo tipo de vicisitudes para acceder a los dioses y pedirles la inmortalidad. Pero los dioses le dijeron: “Llena tu vientre, alégrate de día y de noche y que tus días sean de completo regocijo. Vístete con ropas frescas, lava tu cabeza y báñate. Baila y juega. Contempla al niño que coge tu mano y deléitate con tu mujer, abrazándola. Esto es lo que se encuentra al alcance de los hombres”.

Anónimo dijo...

En el Paulo Roberto

Estoy tumbada en el tejado del Paulo Roberto, un pequeño barco en el que nos deslizamos por el río Solimoes. Es ya noche y el cielo está cuajado de estrellas. Huele a selva y humedad, a luna. Conversamos al ritmo del río, de fondo los sonidos intensos de la verde oscuridad que nos envuelve. En las orillas, destellos amarillos: ojos de yacarés al acecho, y tímidas luces de los palafitos flotantes, casi dormidos. Intemporalidad, 20 años, cada instante, río, luna. ¡Qué gustazo!

Anónimo dijo...

NUNCA ES TARDE SI LA DICHA ES BUENA
Pasas de largo,
distraída, me eludes.
Ni roce, ni caricia,
sólo desaire.
Me esquivas.
Cansado, abatido,
me rindo a tu indiferencia,
desdén, olvido.
Ocupo un asiento
en un rezagado tren,
sin trayecto, sin destino.
Me abandono,
a la indolencia, al descuido.
Ojos que me perciben
incesantes, insistentes.
Me aventuro, al desafío.
Llegas a mí,
plena, radiante,
dulce amparo, abrigo.
Deslumbrante apareces,
risueña, radiante.
Orientas mi desvío,
regeneras mi energía,
gozo, complacencia,
deleite, optimismo.
DICHA plena,
colmas mi débil
espíritu fortalecido.

Anónimo dijo...

LA DICHA
“Siempre escondida, sale a nuestro encuentro cuando menos te lo esperas. De tacto suave y sensaciones frías no has de confiarte pues te puede sorprender con un buen mordisco…”
- ¿Un mordisco?
- Pues claro.
- ¿Pero cómo te va a dar un mordisco?
- Pues claro que si, recuerdo que de joven me mordió una cuando estaba cazando pajaritos en el campo.
- Manolo, tienes que mirar las pilas del sonotone, el tema de hoy era LA DICHA, no LA BICHA…

Anónimo dijo...

La Dicha,
se entiende como felicidad y otros sinónimos, para significar el bienestar de una persona, que se siente dichosa, pues además de tener una la vida rodeado de personas a las que quiere y las que a su vez le quieren, es optimista y tiene salud.
También, la condición para ser feliz es, la seguridad,la ausencia del miedo,del dolor y de complejos excesivos, aunque tengamos esas imperfecciones y limitaciones. Aceptándonos como somos, aunque nos falte la tán codiciada belleza
o inteligencia.
Mucha gente es dichosa dedicando su tiempo a un deporte, a la música, a la pintura o a la literatura. Por que no ??

Anónimo dijo...

"La felicidad", Regalo divino.


Hoy en día predomina más la idea de que la felicidad es un derecho y una habilidad que se puede desarrollar, pero también tiene sus altibajos. Querer estar todo el tiempo dichoso puede hacer olvidar que la búsqueda puede conllevar lucha, sacrificio e incluso dolor. Que mas que pequeñas infusiones de placer, se trata de vivir una vida bien vivida y no sólo experimentar momentos que sientan bien y que toda la gente, en todos los sitios, debería tener la oportunidad y el derecho a ser feliz.

Anónimo dijo...

El mundo es demasiado cruel para permitir la felicidad plena. El conjunto de pequeños instantes de dicha o de desdicha, la frecuencia, la intensidad de esos momentos junto con su propio carácter determinan la felicidad o infelicidad de cada individuo. Si el gozo de amantar al hijo compensa a la madre de la mala noche pasada o el disfrute de un manjar es superior al calor pasado delante de la placa tendremos a un ser humano dichoso, sino será desdichado.

Anónimo dijo...

IMPREVISIBLE INVITADA

- ¿Puedo entrar?
- Tú siempre eres bienvenida.
- Vengo para quedarme, -manifestó insinuante-.
Él con un esbozo de duda en la mirada y una pícara sonrisa en los labios, no hizo comentario alguno. Los años le habían enseñado que los buenos momentos hay que aprovecharlos, que los malos llegan solos.
Ella provocativa desplegó todos sus encantos, utilizando a su antojo todas las armas de que disponía: euforia, placer, entusiasmo, ilusión, deleite...
¿Cómo no rendirse? Él fascinado ante semejante espectáculo se dejó llevar...

Anónimo dijo...

"LA DICHA Y LA DESDICHA DE UNA PUTA Y SU DISPUTA"

La dicha es coger un buen pedazo de chocolate y zampárselo viendo la novela, pero también es coger un buen pedazo de chocolate y fumárselo viendo un concierto.

Ahora veo la novela, pero es que antes iba a conciertos. Ahora soy esposa y madre, casta y pura; antes era una golfa de cuidao, mu zorra y mu puta. Me encantaba lo sucio y excitante que sonaba cuando me lo decía a mi misma en el espejo. Pero eso era antes, cuando gozaba de otra clase de dicha.

Páginas vistas en total