viernes, 8 de abril de 2011

SEXO EN LA COCINA

Al igual que el resto de temas presentados, SEXO EN LA COCINA, es solo el concepto inicial para el relato de esta semana. El enfoque que se le dé al microrelato, como siempre, depende del autor, ya que la temática es orientada pero libre. Por lo demás, ya sabéis: 80 palabras y anónimo.


Para las personas que al escribir les aparece su nombre.Cuando entréis en el Blog, arriba del todo a la derecha, sobre la franja azul, puede aparecer vuestro correo electrónico o vuestro nombre. Si es así, debéis pulsar SALIR, ya que tenéis lo que se llama SESION INICIADA. Esto quiere decir que os reconoce el blog cuando entráis. Pulsar Ese “SALIR” no significa que abandonáis la página, sino que pasáis a visitarla en modo anónimo. Después volver otra vez a la página y comprobaréis que ya no aparece vuestro nombre arriba.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

CROQUETAS O EL ARTE DE SEDUCIR
-¿Qué llevas puesto?
-Camiseta negra de tirantes, braguita de encaje negro.
-Hummm, sigue…
-¿Te gusta?
-¡Ohhh! si, me gusta.
-Siente mis labios sobre tu cuello, ¿los sientes?
-Siii, los siento…
-Mi mano acaricia tu nuca, la otra la deslizo suavemente por tu pecho.
-¡Ahhh! Lo noto…
Estela con una mano removía la bechamel, la otra sostenía el inalámbrico. El delantal rojo con lunares negros, salpicado de lamparones de aceite, destacaba con sus graciosos volantes sobre el chandal rosa y gris.

Anónimo dijo...

PORQUE TODO ES POSIBLE
DOCTOR: ¿Diga?
ENFERMERA: ¿Doctor Ibáñez? Buenas noches. Soy la enfermera de guardia. Tenemos una urgencia de ginecología. Me han dicho que usted está de guardia…
DOCTOR: Si, no pasa nada, no importa ¿Precisa quirófano?
ENFERMERA: Si, con toda seguridad.
DOCTOR: Voy para allá. Vayan preparando todo.

DOCTOR : (Mirando unas radiografías) ¿Pero eso que es?
PACIENTE: Una manzana.
DOCTOR: ¿Y cómo ha llegado ahí?
PACIENTE: Se me calló el frutero en la cocina y resbalé…

Anónimo dijo...

TOKOMBERE
La gran llanura aún no amanece. Aún no aparece, rápido, el sol ecuatorial. No da tiempo a pensar: ya es otro día. Despierta Aisha, y más sonrisas blancas caminan hacia el fondo del paisaje. La leña cada día está más lejos, no es que esté viva y ande, es que escasea. Los hogares esperan su alimento diario de manos femeninas, el mijo se cocina con la espalda cargada, con la frente empapada y las piernas cansadas del camino. Cuando llegan las risas y los gritos, cuando aparece el sol, y los niños amanecen hambrientos, el mijo está ya listo y especiado: hierbas silvestres, cúrcuma… y pellizcos de amor

Anónimo dijo...

LA ESTRECHEZ DE LA COCINA
Londres 1961 un restaurante.
De pelar patatas en el sótano había subido a la cocina.
Kiria, la encargada, algo feucha pero muy buen tipo, hasta vestida lo hacia notar. Y más, viniendo por detrás me enseñaseñaba, pegadaaaa a mi como mover aquello.... bien.¡¡
Al poco ya bajábamos, y sobre las patatas....en fin. ¡¡
Pero mi plan era aprender inglés, y Kiria hablaba casi peor que yo.
Busqué otro restaurante. Allí me valieron los consejos de Kiria.
La echaba en falta. Sobretodo sexualmente.

Anónimo dijo...

Ensoñación.
Eran los reyes de la pista.
Sus cuerpos,enlazados,se dejaban
envolver por las sensuales notas
del la "rumba bolero".
Cada tarde,antes de incorporarse al turno de noche, acudían a la
academia,donde, por unas horas,
se convertían en Ginger y Fred.
El, de frac yellacon aquél seductor
vestido de noche.
A las 7, ni un minuto más,
debían incorporarse a la cocina
del Gran Hotel, donde ella era la
"chef" y él su ayudante.

Anónimo dijo...

Mis dedos juegan con ella. Aún está escurridiza y flácida, pero se que mi pasión dará su fruto. Noto su humedad. Poco a poco mi trabajo va teniendo recompensa, su consistencia aumenta. Cada vez la siento más y más tersa. Disfruto con todo este ritual casi milagroso en el que casi de la nada se llega a … Pero algo me dice que ya está apunto. Mis manos dan tres últimos golpes y… Meto la masa en el molde. Creo que me va a salir un rico bizcocho.

Anónimo dijo...

El amor siempre es necesario

Erase una vez una sarten mediana, con un alma tan ennegrecida como su superficie, quemada de tanto uso.
Le quedaban pocos fritos ya, y estaba tan amargada que iba pegando todos los huevos fritos a su superficie.
Ya tenia tan harta a la cocinera, que había comprado otra sartén, reluciente y antiadherente.
Antes de ir a la basura, los demas cacharros le preguntaron el porqué de su vida quemada y amargada y ella respondió con tristeza: "Cuanto mas vacio esta un corazon, tanto mas pesa"

Anónimo dijo...

CUANTO MÁS PRIMO MÁS ME ARRIMO

Las palabras sexo y cocina evocan en cualquier cinéfilo una mesa alargada, harina espolvoreada y Jesika Lance disfrutando de las toscas embestidas de Jack Nicolson en la memorable película. A mí, además, me recuerdan a mi prima.
Dieciséis yo, catorce ella cuando acudimos al estreno. Una escena digna de encender el pudor a esas tiernas edades.
Ningún tito a la vista al regresar a casa. Así que mi queridísima y ardiente prima me ofreció sus dulces flanes. ¿Podéis imaginar dónde?

Anónimo dijo...

LA MESA TIENE LA CULPA
Quien no se ha puesto alguna vez a cocinar unas croquetas embadurnada en harina, o mejor dicho “enrollándolas”, o un bizcocho, cuando está terminado, el aroma envuelve toda la casa. A mí personalmente me despierta amor.
Los rábanos, el calabacín, algo erótico, aunque me quedo con “El cartero siempre llama dos veces”, hacer el amor en toda regla, no estaría mal como ejemplo , pero yo no tengo una mesa tan grande, aunque podría usar el suelo, pero no es lo mismo.

Anónimo dijo...

HABIA HABIDO AMOR
Un día que estaba yo en la caja, cuando entró Penélope toda furiosa. Yo, en mi aturdimiento de mis ventipocos años, había dejado su casa, y a sus padres, que me habían invitado, sin ninguna explicación.
Contesté a su furia verbal con alguna tontería, con lo que entró dentre y me atizó un tortazo que me tiró contra la cocina – Penélope, deportista, media cerca de 1,80. Yo, sentado en el suelo, con mi gorro alto ladeado la miraba con asombro, pues ella salía diciendo: y yo que te había querido ¡¡¡

Anónimo dijo...

EL SEXO "DEVIL"

Edurne, despacio, trituraba y añadía un último ingrediente a la menestra. Estaba confusa.Había descubierto que Jaime tenía una aventura.

¿También le hará a ella el amor cada noche? ¿Tan fuerte es?

En la despensa, lloraba amordazada Judith, la amante de su esposo.

Cuando Jaime llegó, devoró su almuerzo.
Poco después, edurne sacó a rastras a Judith de la despensa y la obligó a mirar lo fuerte que era su marido.

Estuvo escupiendo sangre durante horas antes de morir envenenado.

Anónimo dijo...

PINCELADAS EN LA COCINA

En casa de sus abuelos la vida transcurría en la cocina. Cocinaban al fuego de sarmientos y leña. A Anamari le entusiasmaba hurgar en la lumbre, sobresalto de chisporroteos, alucinantes llamas incesantes. El gato “Moro”, perezoso sobre la banca. Su abuela cerca de la ventana zurcía la ropa, el fascinante cestillo de mimbre con telas ya usadas, esperando ser reemplazadas en cualquier camisa o pantalón, colorido de hilos, fantástica lata de los botos,... pinceladas de amor dibujadas en la memoria.

Anónimo dijo...

Me pidió que le acompañara a la despnsa-bodega a por los ingredientes que íbamos a necesitar
para preparar las salsas que acompañarían los platos del menú.
El sitio fresco,oscuro,con aquel intenso olor a fruta,verduras,el vino.....
Cuando volvimos a la cocina,el aceite llevaba ya un buen rato en llamas.

Páginas vistas en total