viernes, 15 de abril de 2011

ESPECIAL #1 MENTIRAS

El tema a tratar de esta semana es "MENTIRAS" (Que mal ha sonado eso) y como siempre ha de ser un relato anónimo y de un máximo de 80 palabras. La novedad, solo para esta semana, es que dentro de esas 80 palabras, las 7 últimas tienen que ser obligatoriamente: "como en los relatos de la radio"
Vale, de acuerdo. Se lo que estás pensando. Podrían haber sido otras palabras. La próxima vez que hagamos un especial, meditaremos el asunto más profundamente.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

DOBLE JUEGO
¿SÍ?,¡dígame!
¡Ah!,¿eres tú,Peter?
¿Que no te espere levantada?,
lástima,pero,¿que se le va a hacer?.
Un beso,cariño,y...¡abrígate!.
_¿John?,sí,amor,soy yo.
A las 8 en mi casa,¿ok?...
Te quiero....
Hanna,vuelve al salón, donde,en la mesa, puesta para la cena de "enamorados",enciende las velas y se va a dar los últimos toques al rosbif.Después,pone música"chill out"y baja las luces...como en los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

MENTIRAS
No tengo hambre.... Mentira!! 
Me muero de hambre. Bueno, y si dejo la dieta para mañana? Total, porque me pase un poquito, solo hoy...un heladito de chocolate... lo sustituyo por la cena... , si nada   más me sobran un par de kilitos. Además, me miro al espejo y me veo estupenda de la muerte... ¿Quién se lo cree? ¿Yo?... y mañana me volveré a mentir, y pasado, y al otro... Como en los relatos de la radio

Anónimo dijo...

REFLEXIÓN EXISTENCIAL EN EL “CURRO”
Sube, baja, sube, baja…
¿Soy fruto de una mente calenturienta?
Perfecta mentira diseñada.
Sube, baja, sube, baja…
Personaje en un relato sin sentido.
Capricho de una imaginación ajena.
Sube, baja, sube, baja…
Esclavo incondicional de la desidia.
Creación sin decisión ni destino.
Sube, baja, sube, baja…
Encerrado en este escenario,
monotonía incesante del tiempo.
Sube, baja, sube, baja…
Divago por las oscilantes ondas
de un mundo inventado,
como en los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

ARREPENTIMIENTO PÓSTUMO

Malgasté mi tiempo y energía en conquistar ambiciones que no merecían mi esfuerzo. Mentí para alcanzar la gloria y, a la postre, la envidia de mis congéneres. Olvidé que, en realidad, la vida es tan efímera y urgente como los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

MENTIRAS
Y allí estábamos una vez más… ella desplegando todo su arsenal de gestos exagerados. Manos crispadas, llanto a raudales, klines arrugados, gran profusión de mocos y babas. Era el momento del perdóname, del nunca más.
Ya no me afectaba nada de eso. Después de tantos años de mentiras, excusas y falsas coartadas todas esas lágrimas caían en saco roto. Únicamente podía pensar en que al menos sus fábulas podían ser más glamurosas como en los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

VENGANCITA
Eloísa sacó el bizcocho del horno y si, le había quedado muy rico. Por la noche le pondría un buen pedazo a Manolo. Su glotonería le impediría notarlo. Estaba harta de sus mentiras. Sabía que no era la primera vez que la engañaba. La idea para su pequeña venganza surgió escuchando un serial: le pondría unas gotas de Evacuol en el bizcocho. Sonrió. Y es que a veces la vida discurre como en los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

LA MEMORIA Y LA MENTIRA
Claro que he mentido, y quien no ¡
Como ibas a decir aquello..... ¡¡¡
Te castigarían, broncas enormes, y sin paga los sabados. Pues te inventabas lo que fuera y si colaba estupendo.
Una vez robé un duro y nos pego a los dos. Como mi hermano no había sido, él sabía que había sido yo.
Después me dí cuenta que había que tener buena memoria para que no te pillaran, así que comencé a no decir mentiras.....
Como en los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

EL HOMBRE QUE CREÍA SUS PROPIAS MENTIRAS
Se le ocurrió por casualidad, como la brillante chispa que ilumina una idea. Cuando llegó a la plaza, comentó a un grupo de hombres, que en la estación un contratista buscaba empleados para una obra. La noticia corrió como pólvora y para allá que se fueron.
Quedó con una sonrisa entre dientes satisfecho de su burla. Más un pensamiento le asalto de improviso. Apresurado se dirigió a la estación, no fuera a ocurrir como en los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

Título: "vivo en el bar"
Autor: Emilio

He descubierto un restaurante temático nuevo, muy original, está dedicado a la literatura. El sitio se divide en pequeños salones, y cada uno de ellos homenajea a una forma diferente de expresarse.
Como soy aficionado a escribir y también a pasar mucho tiempo en los bares, prácticamente vivo allí. Para no aburrirme, voy alternando. Por ejemplo, mañana, desayuno en “Ochentapalabras”, tomo el Brunch en “Novelas por SMS” y si sigo con hambre, como en “Los relatos de la radio”.

Anónimo dijo...

EL INGENIOSO MENTIROSO TOMÁS
Le despidieron de la agencia por vago. Se llevó impresos y sellos.
Se hace corredor de seguros. Tiene encanto, domina el léxico de la profesión e impresiona a los incautos. Gasta dinero en vestir bien, invita a las chicas al cine, que también se dejan engatusar por su gran futuro. Le denuncian. Cambia de apartamento y de nombre. Sigue "trabajando", pero ve que....Finalmente el ingenioso Tomás escapa el cerco abandonando el país. Como en los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

TODOS SOMOS MENTIROSOS

Hay mentiras.......

Inocentes: yo no he sido mama.
Corteses: que cena tan rica.
Políticas: bajaremos los impuestos.
Cobardes: no lo sabia.
Militares: numero de bajas minimo.
Obligadas: no te he sido infiel.
Publicitarias: adelgazar sin esfuerzo.
Crueles: Me han contado que no es como parece.
Tacañas: no tengo suelto.
Vanidosas: me ha costado un dineral.
Amorosas: eres la mas guapa.
Caritativas: Te vas a curar.
Autodefensivas: todavia no me han dado las notas.
Y fantasiosas, como en los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

Me llega el olor a té y recuerdo aquellas tardes en casa de mis padres cuando era una adolescente. Galletas María con té caliente. La labor de mi madre y mis libros aparcados durante unos minutos. Mesa camilla, calor en las piernas, frío en la espalda, el sabor del té bajando a traguitos calientes por la garganta. Doña Elena Francis y sus consejos de fondo. Imaginando un futuro como el de los relatos de la radio.

Anónimo dijo...

¡Llibre!. Gritaba.mientras miraba de soslayo, esperando encontrar una cara querida que compartiera con él la alegría que lo invadía. No vió a nadie. Solo a aquellos dos jóvenes que lo miraban con ¿impotencia?, ¿venganza?,¿odio?.
Le recordaban una cara que, desde hacía años, intentaba olvidar sin conseguirlo.
¿ Se puede ser libre por el hecho de salir de la carcel?. No mientras seamos esclavos de nuestros vicios, acciones, pasiones, deberes o recuerdos.
La libertad como término absoluto, no existe. Tenemos ,sin embargo, acceso a pequeñas libertades. Aprovechemoslas.

Anónimo dijo...

EMPEZARÉ ALGÚN DÍA
Hoy, sentada en el sofá, pienso: Mañana empezaré a ser algo más egoista y me querré más.
Mañana empezaré a distinguir lo que verdaderamente es un problema.
Mañana empezaré a no exigir a los demás que hagan las mismas cosas que yo soy capaz de hacer.
Mañana, por fin, empezaré a vivir. Pero ¡ay! pensando, pensando, el mañana ya es hoy, y yo volveré a pensar.
Mañana empezaré........

Páginas vistas en total