jueves, 13 de octubre de 2011

DESIERTO

DESIERTO

11 comentarios:

Anónimo dijo...

De Pablo Neruda:


En pocos sitios del mundo la vida es tan dura y al par tan desprovista de todo halago para vivirla. Cuesta indecibles sacrificios transportar el agua, conservar una planta que dé la flor más humilde, criar un perro, un conejo, un cerdo.

Yo procedo del otro extremo de la república. Nací en tierras verdes, de grandes arboledas selváticas. Tuve una infancia de lluvia y nieve. El hecho solo de enfrentarme a aquel desierto lunar significaba un vuelco en mi existencia. (...). La tierra desnuda, sin una sola hierba, sin una gota de agua, es un secreto inmenso y huraño. Bajo los bosques, junto a los ríos, todo le habla al ser humano. El desierto, en cambio, es incomunicativo. Yo no entendía su idioma, es decir, su silencio (1999: 191).

Anónimo dijo...

Desierto.-Después de su traumático divorcio,Johanna decidió que se compraría un terreno en Adelaida donde se construiría la casa que sería su refugio futuro.Maravillosa casa,donde no faltaría de nada de lo que realmente iba a llenar su vida:su estudio de pintura,su gran despacho,sala de cine,piscina climatizada,varios dormitorios de invitados,inmensa cocina con una gran despensa,y un gran salón con ventanales,desde donde poder contemplar...el desierto.

Anónimo dijo...

El Principito de Saint-Exupéry llegó al desierto más famoso del Planeta y allí donde parece no existir nada, él encontró lo único que andaba buscando: un amigo. Y ese amigo, en ese mismo desierto (inicialmente vacío y desesperante), encontró dos universos en los que nunca creyó: la amistad y él mismo. Igual es que las cosas importantes no necesitan de adornos; y es posible, que escenarios saturados de estímulos histriónicos y aparentemente deslumbrantes, enmascaren el verdadero valor de esas cosas.

Anónimo dijo...

Atacama

No llueve. Nunca llueve. Y eso que los aymara, en su sincretismo religioso, le piden el agua a la Pachamama, la madre tierra, y a la Virgen María. Apenas crecen los vegetales, solo se cultivan algunas papas y quinoa, en zonas más bajas. Y la vista se pierde en el seco infinito. Crujen las pisadas sobre la tierra quebrada por la sed. Pero el desierto no solo es tierra. Es también cielo. Un cielo austral de incontables estrellas dominadas por la Cruz del Sur, la otra mitad de nuestro firmamento. Un cielo puro, inmenso. La tierra es sobria, parca, y el cielo un desvarío…

Anónimo dijo...

MOVIDA EN EL DESIERTO

Aquel lugar era perfecto, sacó la pala y se dispuso a deshacerse del fiambre del maletero. Era viernes y había quedado con los colegas, le tenían que avisar donde encontrarse. Un mensaje en el móvil le sacó de sus pensamientos. Mientras lo leía, vió varios faros de coche aproximándose donde estaba: "Gran kedada en desierto, 2 kms. cruce caminos, nosotros stamos llegando. Sal pronto dl curro. La vamos a liar, tío! va a ser sonada!
Pasa ms contactos".

Anónimo dijo...

Desierto.-Lo primero que me viene a la memoria al oir esta palabra,es el recuerdo de mi primer beso de adolescente.¿que cómo puede ser?,pues, fácil:"ocurrió"en la penumbra de una sala de cine ,con mi primer y único novio.Tuve la extraña sensación de recibir una descarga eléctrica y de que todo el mundo nos miraba.Mientras, en la pantalla,(a la que no prestábamos ninguna atención),transcurrían las escenas de una tierra árida y sin vida aparente de la película:"El desierto viviente".

Anónimo dijo...

El sueño de una noche en el desierto
Las sinuosas dunas de seda salpican la noche de silentes estrellas. Soñamos susurros de vidas etéreas. Para que el alba despunte vemos girar la tierra. Nuestras manos selladas anudan los ensueños.
Un alacrán invisible, para cumplir tu destino, se ha enroscado en tu pecho.
Y después de doce lunas en el mismo firmamento, mi mano que te guía por el doloroso trecho, siente que se va la vida hacía el tenebroso encuentro, escapando entre los dedos, como arena del desierto.

Anónimo dijo...

Marga
A la luz de la luna fría de la noche del desierto, ante la hoguera, donde se susurran cuentos que no quieres que acaben, Marga quedó sumergida en la profundidad de los ojos de un hombre azul. Decidió aparcar una vida de aventuras y escándalo, y acomodarse al ritmo del desierto, un viejo amigo. Al ritmo del té, de las tiendas alfombradas. De su hombre azul…tampoco eso bastó para saciar su sed infatigable de historias nuevas. Y también se marchó. Marga d’Andurain murió arruinada y sola en Tánger, pero sí, con millones de historias que contar.

Anónimo dijo...

RADIOGRAFIA DE UN DESVARIO O MEMORIA EN AMARILLO.

Sentiste el sol ardiente: labios agrietados, boca áspera como lija, ojos resecos sin tan siquiera una lágrima. Lentas huellas hundidas en arena. Y de repente el aterido frío de la noche, tormenta ajetreada de areniscos lamentos. Nunca estuviste allí y sin embargo intuyes que lo viviste. Infinitas tonalidades de amarillos y ocres confundidos en la asimetría del paisaje. Pestaña de luna dibujada en el firmamento estrellado. Leyendas de mil y una noches evocadas en el oasis de la árida memoria.

Anónimo dijo...

No se qué escribir del desierto porque nunca he estado allí. Ni ganas.
En una imaginación novelera puede resultar romántico; raptada por un árabe tipo "El cielo protector" u Omar Shariff en "Lawrence de Arabia". Otros dicen que es el lugar mas limpio de la tierra.
Yo creo que es un sitio tan hostil a la vida como puedan ser los Polos Norte y Sur. Es ardiente de dia y helado de noche. !Y yo soy tan contraria a los radicalismos!

Anónimo dijo...

El desierto, es consustancial a la vida misma; son pocos los que se libran de su travesía. Se nos aparece y desaparece como las dunas con el viento; en su caminar sacamos conclusiones, intuimos que al final hay algo....... Los menos lo logran, otros no quieren, viven en su espejismo. La mayoria ni lo encuentra, ni los dejan,........ no tienen posibilidades. Los que tienen la suerte de encontrar el "Oasis" no lo abandonan.

Páginas vistas en total