lunes, 19 de marzo de 2012

La Luna

11 comentarios:

Pilar dijo...

INFLUJO DE LA LUNA I

Un disparo certero y la luna se hizo añicos. No hubo tiempo de reaccionar, el vehículo se precipitó por el acantilado y se hundió en las profundidades del océano. Desde entonces el plenilunio, único testigo, se convirtió en cómplice silencioso y causa y efecto del asesino. Así, siempre que resurgía resplandeciente, vestida con sus mejores galas, con aire misterioso e hipnotizador, inconsciente del influjo que provocaba, él frío y calculador, localizaba su objetivo y rifle en mano se disponía estratégicamente.

Pilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pilar dijo...

INFLUJO DE LA LUNA II

Un disparo certero y la luna se hizo añicos. Desde entonces cuentan que había noches en que parecía de día, y que muchos acontecimientos de la naturaleza se regían por su influencia. A veces el personal del hospital se quejaba del gran trabajo que esas noches se les acumulaba, se producían más nacimientos, heridos por agresiones acudían a urgencias. Incluso, al día siguiente, en las comisarías, las denuncias por desaparecidos, maltratos y asesinatos, se multiplicaban como por arte de magia.

Federico dijo...

Cuando sale la luna el mar cubre la tierra y el corazón se siente isla en el infinito. En la luna negra de los bandoleros, cantan las espuelas.
Córdoba lejana y sola. Jaca negra, luna grande y aceitunas en mi alforja.
Verde que te quiero verde. Bajo la luna gitana las cosas la están mirando y ella no puede mirarlas. Sobre el rostro del aljibe se mecía la gitana. Verde carne, pelo verde, con ojos de fría plata. Un carámbano de luna la sostiene sobre el agua.
La luna vino a la fragua con su polisón de nardos, el niño la mira, mira, el niño la está mirando. Huye luna, luna, luna……
La luna asoma, Canción de Jinete, Romance sonámbulo, Romance de la luna luna y muchos más. Gracias.

Fan de Federico y la luna dijo...

La noche es tu escenario aunque siempre estás ahí.
Magnífica cuando estás llena toda blanca y redonda, al cambiar eres evocadora. Cuando no estás la negrura es total.
Nos muestras solo una cara pero tus ritmos marcan nuestra existencia.
Influyes en nuestros ciclos vitales, mueves los océanos a placer, iluminas nuestra imaginación con tu belleza…y la poesía.
Dicen que te vas pero espera!!, mantienes fijo el eje de nuestro inclinado planeta. No te vayas luna, no te escapes aún.

Anónimo dijo...

Silenciosa luna

Amaru nació en Toledo, ciudad quemada por el sol del altiplano boliviano. Su familia era quechua, pueblo al que amaba y respetaba. Pero Amaru era inquieto. Su inquietud le llevó a cruzar el océano, sin dinero y con lo puesto. En España se forjó una nueva vida. Primero pintaba paredes, más tarde montó su empresa; y conoció a María, una española divertida e inquieta, como él. Y nació Killasumaq, hermosa niña morena de ojos rasgados, como los de Amaru. Su nombre significa en quechua “hermosa y bella como la luna”. Porque a pesar del cambio que había dado su vida, Amaru nunca olvidó que su fuerza venía de la luna, con quien tantas noches de soledad compartió en el altiplano.

Anónimo dijo...

¿Cómo no se cae la luna?

Sin, Selene, Thot, Teccizetecatl…es el nombre de la luna para los sumerios, los griegos, los egipcios o los aztecas. Siempre, desde que el hombre es hombre, hemos vivido con la luna como inmutable compañera. Le contamos secretos, le cantamos, compartimos el llanto, le pedimos consejo, nos dormimos bajo su cálida luz, le escribimos poemas,… La luna es poderosa, incluso mueve el mar, pero ¿cómo no se cae con el peso de todas las emociones que hombres y mujeres le confiamos?

Anónimo dijo...

Me encantaban las noches de verano cuando nos vamos a la casita de campo de los abuelos. Aquel paisaje de arboleda por todas partes , con su verdor, respirando su aire fresco , escuchando las ranas croar en autentica sinfonía, las ramas de las mimbres lloronas con plácida brisa mecerse con candor y como me columpiaba debajo, veía las parras cargadas de racimos enredarse sobre los alambres transformándose en tapias deslumbrantes , observaba la luna hasta que se hospedaba encima del único pino .
¡ Qué espectáculo orquestal tan sublime y prestigioso !

Anónimo dijo...

Noches de luna,
Noches de estrellas,
Noches de calor,
¡ Que grandeza !
El perfume del galán,
El perfume del jazmín,
El perfume del rosal,
Y yo me pregunto :
Y …. ¿ tú dónde estás?

Anónimo dijo...

L A L U N A

La previsión daba buen tiempo con luna llena. Así, desde Edimburgo reservaron una habitación en el Loch Ness Lodge, cerca del lago. La leyenda hace que mucha gente se reúna allí para ver pasar la Luna Llena por encima del horizonte del lago, y también es cuando más apariciones del monstruo se dan. Allí se fueron, con una manta y una botella de whisky. Eran jóvenes y se querían, vieron un poco la luna, entre beso y beso ; entre sueño y sueño. Bebían el whisky a morro. Se despertaron..
¿Podría haber sido el monstruo el que les quitó la manta y no se habían dado cuenta?.
Cuando se metieron a la cama en el hotel a las 5 a.m. ya iban estornudando. Fue el comienzo de un gran catarro y de una gran amistad. Todavía están juntos después de cinco años.

Anónimo dijo...

E S T A R E N L A L U N A

Nunca la habían visto así de grande, tirando a rosa, suspendida por encima del horizonte del mar. !! Decididamente, tenía no se que de mágico nuestro satélite ¡¡. Eran ya las tres y media de la madrugada, y mañana (hoy) tenía que salir pronto para el aeropuerto para tomar su vuelo a Madrid, donde le esperaba una dura reunión de trabajo. Había necesitado de toda su fuerza de voluntad para despedirse de Carol hace unos momentos a la puerta de su hotel. Era una chica fantástica. Esperaba volver a verla más veces antes de que volviera a su casa en Manchester.
Que extraño magnetismo había ejercido la luna sobre los dos que pararon, pausando la música del CD del coche y mirándo la luna quietos, muy QUIETOS, estuvieron un buen rato, hasta que otra vez comenzaron a buscarse.

Páginas vistas en total